Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Petición de afiliación normal
Sáb Mar 21, 2015 8:13 am por Invitado

» Confesionario.
Miér Mar 11, 2015 2:00 pm por Samuel N. Gladney

» Petición de afiliación elite.
Mar Mar 10, 2015 2:05 pm por Beauty is Terror

» Veggie Lunch - Libre
Mar Mar 10, 2015 12:58 am por Laurence Crawford

» Dile algo al de arriba.
Dom Mar 08, 2015 1:51 pm por M. Joy Banks

» Registro de Identidad.
Dom Mar 08, 2015 12:55 pm por Beauty is Terror

» Registro: Theresa Corcoran
Dom Mar 08, 2015 12:54 pm por Beauty is Terror

» Registro de Grupo.
Dom Mar 08, 2015 12:12 am por Laurence Crawford

» Trama Global: A la caridad.
Sáb Mar 07, 2015 9:30 pm por Tanisha A. Moore

Ambientación
Theresa Corcoran, ¿te suena ese nombre? ¿Lo reconoces? Era amiga tuya, tal vez novia o quizá hermana, tu peor enemiga o el amor de tu vida. Desapareció, murió. ¿Suicidio o asesinato? Nadie lo sabe, pero hay algo seguro... los secretos que creíste enterrados cobrarán vida. Este es el inicio de todo... ten cuidado.
NORMAS BÁSICAS
I. El respeto es supremamente importante.
II. No hay mínimo de líneas.
III. ChatBox es libre, puede ser on-rol u off-rol, pero no puedes rolear en ella.
IV. ¡Disfruta del foro!
ADMINISTRACIÓN
SABÍAS QUÉ.
PRONTO.
COPYRIGHT
BEAUTY IS TERROR se inspira en los libros The Secret History de Donna Tartt y 13 Reasons Why de Jay Asher. Las imágenes pertenecen a sus creadores, la administración simplemente ha editado las msimas. Los códigos y demás información pertenece al foro y sus usuarios, por favor, no tomar sin el debido permiso.
AWARDS
AQUÍ VAN LOS PREMIOS

Silhouettes ─ Privado.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Silhouettes ─ Privado.

Mensaje por Madalyna S. Fenty el Dom Feb 22, 2015 8:25 pm

silhouettes

Estrellas, rozando el cielo, hambrientas, devorándose entre ellas con luces parpadeantes, entre siluetas, tocándose, desnudándose. Anidándose sobre sus cabezas a la pálida música del quehacer rutinario de las personas. La inspiración suave de sus pulmones ante el aire era su único acompañamiento, porque no había más que fría y serena comodidad derramándose de sus músculos. Inhalación tras inhalación, silencio mudo al detenerse frente a una de las mesas que llenaban el espacio en el lugar. El quedo movimiento de su cuerpo al tomar asiento en una de las sillas, apartándose de los ruidos, alimentándose del silencio interrumpido que la melodía que adueñaba el bar dominaba. Soltó un suspiro y llamó a un camarero.

Era la imagen perfecta. El acto perfecto. Una actuación que hubiese sido digna de un galardón.

Café con leche, por favor. ─Voz dulce, calmada, entre los entonados suaves de una música que pertenecía al género del pop. Melódica, traumática, fingidamente dramatizada. La falta de empatía a las palabras que eran susurradas al compás no tocó ninguna fibra de su ser. Ella alzó la cabeza, enfocando su visión en las personas. Recorriendo el bar, barriéndolo con ojos fríos y helados. Una mala jugada, reflexionaría después. Un atranque momentáneo, un subidón de azúcar predestinado, un agarrón de manos sin previo aviso y la suave conmoción de sentir que algo estaba fuera de lugar. No agrandó los ojos, no movió las manos, no hizo un gesto, pero permaneció allí, indeble, observando con tenue pragmatismo la imagen que se desarrollaba enfrente de ella.

Él hablaba con otra. Dialogaba con otra, sus ojos brillando a los reflejos luminosos que provenían de la luz de las lámparas. Ella pudo reír, pero su risa hubiese sido tan falsa y poco gratificante como la pizza fría. Y a Madalyna no le gustaba la pizza fría. ─Espera. ─Detuvo al camarero que aún estaba enumerando las diferentes cosas que podía comprar en conjunto de su café. ─Compra un par de tragos para esos dos. ─Señaló con un breve cabeceo en dirección. ─Diles que ha sido de mi parte. ─E hizo una encantadora mueca que trajo una sonrisa a la boca del hombre. Por supuesto, fue directamente a despachar su pedido y ella esperó, con la espalda recta y los brazos cruzados pulcramente sobre sus piernas a que él mirara en su dirección.

La ficticia sonrisa ya estaba pegada en su boca antes de que el camarero desapareciera con su orden.
BEAUTY IS TERROR



i quiet enjoy madness

avatar

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 21/02/2015

Ver perfil de usuario http://beautyisterror.foro-activo.com/t315-fenty-madalyna-s#2277

Volver arriba Ir abajo

Re: Silhouettes ─ Privado.

Mensaje por M. Theon Colville el Lun Feb 23, 2015 2:34 pm

SILHOUETTES

Festín de máscaras, venta de mentiras e ilusiones pasajeras, una actuación que provocaba la señal del éxito, esos labios carmesí trazando una adormilada y celestial sonrisa, cubierta por la picardía y jocosidad. El resto del elixir caramelo todavía descansaba en su vaso, ¿cuánto había perdido por ese lujo de licor? Cero, regalo de la casa y de su invitada exclusiva, única, sin repeticiones ni réplicas, abrazada y embriagada en la idea divina de ser considerada como la flor más exótica de aquel pueblo barato y gris. Situaciones de índole hambriento exigía el asalto de filtros en el apetito, exigía cacería, y en su situación se estaba ganando un combo, una charla, una copa, una cálida cama para dormir y, con suerte, un pecho para descansar la cabeza zumbante, una anestesia de horas que olvidaría en su fuga bajo el testimonio del alba.

Cada vez que caía en ese bajo mundo parecía tratarlas como Sedgwick, venerada por Warhol, a todas les dedicaba un abanico presentable de chances, de pequeños deslices paradisíacos, a todas un cuento nuevo y único. Hablaban en el idioma de los supuestos amantes, el hilo de un susurro cosquilleando los oídos, mas ni se conocían, no existieron presentaciones ni identidades develadas, el manto enigmático lo encerraba junto a aquella fémina, dueña de dos mares oliva y ceguera absoluta, emanaba una fragancia floral y una seguidilla de anécdotas a las cuales él asentía con suavidad y decisión. Y en ese momento reía, le enseñaba la pronunciación de su dócil lengua, palabras básicas y carcajadas ante el fracaso y torpeza ajena─ Lyon, el lugar es Lyon. ─respondió en el momento que otra vez se cuestionó su lugar de proveniencia. Estaba decidida a volver a hablar, a quizá atrevida soltar alguna frase que incite a la posibilidad de pisar terreno francés juntos y él con todas las ganas de reírse o poner los ojos en blanco es interrumpido por la llana voz del camarero─ No pedimos nada...─ella se acomodó un rebelde mechón chocolate detrás de la reja y, acto seguido la interrumpen─ Cortesía de la señorita. ─movió el cuello, ahí, clavando y apuntando con ignorancia a la fuente de sus más nuevas preocupaciones. Él, para ese entonces no se había movido, quizá por el desprecio hacia la idea de que el primer ilógico nombre que cruzó su cabeza no podía ser verdad, no podía ser.

¿Sobre qué sombrío elemento de la naturaleza humana se fundía aquel magnético encanto que lo llevó a pecar en primer lugar? ¿Qué era tan encantador de aquella enigmática paz siendo en realidad una tempestad? Impenetrable muñeca de mármol, iluminada por la artificial y tenue luz del bar, soberana indiscutible y provocadora inmediata de confusión, por segundos sus orbes celestinos se encontraron en los ajenos, intentando hablar a través de aquel roce de miradas. Volvió a la realidad cuando su acompañante tiró del cuello de su camiseta, preguntando si la conocía─ No. ─pronunció, pero contradictorio se estaba poniendo de pie, presa de la curiosidad notó cómo se movía para acortar distancia con ella. Le dio la espalda a la invitada, un suspiro abandonó sus labios mientras sus palmas se apoyaban en la mesa en una posición cómoda─ Muy amable de tu parte la invitación de un trago. ─siseó, tinte sarcástico escurriéndose a través de sus pálidas facciones. Tomó aire, suponiendo que se podría vivir esas cortas horas con los dos presentes y separados bajo el mismo techo─ Antes de que vuelva para allá... ─musitó, humedeciéndose el labio superior mientras la inspeccionaba con el viaje de sus zafiros─, ¿qué se supone que haces aquí?
BEAUTY IS TERROR


In the morning I had a look so lost, a face so dead, that perhaps those whom I met did not see me. -------
avatar

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 21/02/2015

Ver perfil de usuario http://beautyisterror.foro-activo.com/t319-theon-colville

Volver arriba Ir abajo

Re: Silhouettes ─ Privado.

Mensaje por Madalyna S. Fenty el Lun Feb 23, 2015 2:59 pm

silhouettes
Suave susurro, ojos que se encuentran, mirada pérdida. Una sonrisa extraviada jugando con la comisura de sus labios, sin alcanzar sus orbes, sin iluminar los irises. Examinó con ojos rapaces a la mujer, al pedazo de carne embutido en una forma córporea que se movía con suavidad. Pechos alzados, el escote pronunciado, labios carmín. Las piernas ligeramente separadas en una clara invitación a una cama no saciada y a un cuerpo dispuesto, cálido, hambriento. Madalyna enseñó la dentadura con una mueca sardónica y completamente carente de emoción. No separó su visión del cuerpo que se movía en su dirección, lo analizó, divertida ante la expresión que adornó la mueca masculina y sintió el regocijo del resultado de su acción tantearle las extrañas.

Fue un placer controlado, comedido y ajustado, calibrado a la perfección para que no se desbordara de su vaso. A ella no le gustaba limpiar el reguero. ─ De nada. ─Musitó, su voz sin una inflexión, pero con el asomo de una sonrisa próscrita que sus ojos demostraban. Una que tenía toda la apariencia de pertenecer a un lobo que acababa de zamparse a su presa. Las pulcras manos se asomaron de debajo de la mesa, colocándose contra la fría madera cubierta de un suave mantel rojo sangre, rojo carmín, como los labios de la mujer a la que él se llevaría a la cama esa noche. La sonrisa se ensanchó y sus ojos calculadores se desviaron al camarero que traía su cafeína. ─ Muchas gracias. ─Un movimiento de cabeza, un agradecimiento, el suave ruido de la porcelana chocando contra el mueble y sus dedos se adueñaron con prontitud del pocillo, llevándolo a sus labios en un conjunto de movimientos perfectos. No se derramó nada. ─ ¿Qué se supone que estoy haciendo? ─Preguntó, sin levantar su mirada del café, sorbió, sin hacer ningún ruido y cuando terminó de tragar, alzó la mirada. Azules se encontraron con unos verdes... veteados de un ámbar tan turbulento como el mismo color del ocaso. Casi naranja, casi marrón, casi azul. Eran demasiados colores en un irises. Ella pensó que tenían el mismo tono de una gema preciosa y que se verían hermosos en un par de pendientes. ─ Estoy disfrutando un café con leche, a diferencia tuya, por supuesto, que estás a punto de disfrutar de un par de piernas bastante proporcionadas. ─ El señalamiento podría haber sonado como celos en alguna otra persona, pero en ella... oh, en Madalyna tenía toda la posible entonación de una leve advertencia que se haría realidad.

Tan vacía de emoción, tan rígida y fría como lo era un bloque de hielo. Una mirada a sus ojos y la sonrisa volvería a ser deslumbrante, llena y perfecta. Pero sin un solo toque de calidez emocional. Ella levantaría una navaja y cortaría con dulzura la tierna carne que recubría la garganta femenina mientras escuchaba los balbuceos sin sentido mezclarse con la bella música de Mozart. O tal vez, escucharía Penas de Amor de Kreisler y se deleitaría en la suave melodía.
BEAUTY IS TERROR



i quiet enjoy madness

avatar

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 21/02/2015

Ver perfil de usuario http://beautyisterror.foro-activo.com/t315-fenty-madalyna-s#2277

Volver arriba Ir abajo

Re: Silhouettes ─ Privado.

Mensaje por M. Theon Colville el Lun Feb 23, 2015 7:41 pm

SILHOUETTES

Pensó que ella sería furtiva, una brisa confortable y lasciva, pensó que ella sólo sería una olvidada memoria encuadrada en algunas prosas y frases escritas a fuego lento en las hojas de su gordo y viejo diario, que ella sería nada más y nada menos que alguna hoja suelta, manchada con pequeñas lagunas de café, pensó que no habría repeticiones y que sería recordado en los más mínimos y fugitivos detalles del futuro, que sería sombras, polvo, pero aquella idea se estaba deformando con señales que incitaban a la paranoia y cansancio. Sus palabras tan suaves soplaban con brío, majestuosidad, y simplicidad apoderándose de sus facciones de hielo. Resultaba irónica la fuerza del cíclico universo, todo era una seguidilla de coincidencias a través del vasto manto.

Una risa seca, los ojos casi en blanco, era increíble cómo se fragmentaban las posibles predicciones alrededor de ella, de pronto le era imposible ofrecer un escenario, una posibilidad, porque de pronto aparecía en el mismo minuto, en el mismo lugar y en el momento menos indicado. Giró el cuello y le dedicó una rápida mirada, esperando que la impaciencia y curiosidad no corrompan aquel inocente cerebro, haciéndola cometer alguna torpeza semejante a acercarse, un gesto que bastaba para hacerle entender que deje el cuerpo aplastado contra la silla y no mueva ni un pelo. ¿Reproche? Madre mía, que de ella no podía invocar términos normales sin pensar que quedarían demasiado pobres o vagos.  ¿En qué razón se sostenía el destino para justificar la colisión entre aquellos dos asteroides tan diferentes? Ordenada, perfecta, la esposa ideal, el desordenado jovencito sin planes ni objetivos o futuro. ¿Qué planes tenía el veleidoso universo para juntar a un alma horadada con un odio pútrido, cuya profundidad era solo equiparable a los inexplorados abismos del océano, con un ser que no hacía más que sumergirse en peligrosas aguas? Él tenía que saberlo, él era quien concluyó más hambriento que nadie por caricias y deslices sobre la cama─ ¿Es eso algo que tienes derecho para criticar? ─cuestionó, y la esquina derecha de su boca cometió el error de trazar sorna en su sonrisa. Ella no podía, no tenía la libertad de juzgar ninguna de las decisiones tomadas por el europeo, carecían de seriedad, de ataduras, de compromisos y era sabido que para él ella podía ser venerada por cualquier amante disponible─ Deja de mirarla como si fuese un ciervo temblando. ─le pidió, ladeando su cabeza con una ronca carcajada aflojada, se humedeció el labio superior y sacó la palma de aquel mantel, asaltando una fuerte bocanada de oxigeno.

No podía creer sus palabras, de inmediato comenzó a verse atacado por la acidez en el léxico y posibilidad de distancia con métodos mordaces, las soluciones acostumbradas eran matarse bajo la oscuridad de una recamara, mas parecía ser que esta vez rechazaría el llamado pese al alarido de su piel contra la suya. Veremos si encontramos habitación disponible. ─murmuró, paulatinamente volvió a relamerse los labios, bajó un poco el cuello, palabras corrompidas por la bajeza, por la armonía más suave y la miel derretida calentando aquellos oídos pálidos y detallistas, seña de supuesto cierre de telón y despedida─ Disfruta del café con leche e intenta no arrepentirte por impulsos innecesarios.
BEAUTY IS TERROR


In the morning I had a look so lost, a face so dead, that perhaps those whom I met did not see me. -------
avatar

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 21/02/2015

Ver perfil de usuario http://beautyisterror.foro-activo.com/t319-theon-colville

Volver arriba Ir abajo

Re: Silhouettes ─ Privado.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.