Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Petición de afiliación normal
Sáb Mar 21, 2015 8:13 am por Invitado

» Confesionario.
Miér Mar 11, 2015 2:00 pm por Samuel N. Gladney

» Petición de afiliación elite.
Mar Mar 10, 2015 2:05 pm por Beauty is Terror

» Veggie Lunch - Libre
Mar Mar 10, 2015 12:58 am por Laurence Crawford

» Dile algo al de arriba.
Dom Mar 08, 2015 1:51 pm por M. Joy Banks

» Registro de Identidad.
Dom Mar 08, 2015 12:55 pm por Beauty is Terror

» Registro: Theresa Corcoran
Dom Mar 08, 2015 12:54 pm por Beauty is Terror

» Registro de Grupo.
Dom Mar 08, 2015 12:12 am por Laurence Crawford

» Trama Global: A la caridad.
Sáb Mar 07, 2015 9:30 pm por Tanisha A. Moore

Ambientación
Theresa Corcoran, ¿te suena ese nombre? ¿Lo reconoces? Era amiga tuya, tal vez novia o quizá hermana, tu peor enemiga o el amor de tu vida. Desapareció, murió. ¿Suicidio o asesinato? Nadie lo sabe, pero hay algo seguro... los secretos que creíste enterrados cobrarán vida. Este es el inicio de todo... ten cuidado.
NORMAS BÁSICAS
I. El respeto es supremamente importante.
II. No hay mínimo de líneas.
III. ChatBox es libre, puede ser on-rol u off-rol, pero no puedes rolear en ella.
IV. ¡Disfruta del foro!
ADMINISTRACIÓN
SABÍAS QUÉ.
PRONTO.
COPYRIGHT
BEAUTY IS TERROR se inspira en los libros The Secret History de Donna Tartt y 13 Reasons Why de Jay Asher. Las imágenes pertenecen a sus creadores, la administración simplemente ha editado las msimas. Los códigos y demás información pertenece al foro y sus usuarios, por favor, no tomar sin el debido permiso.
AWARDS
AQUÍ VAN LOS PREMIOS

chin chin, a tu salud — privado.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

chin chin, a tu salud — privado.

Mensaje por Samuel N. Gladney el Sáb Feb 14, 2015 12:37 pm

chin chin, a tu salud

par de idiotas — noche — barcito de por ahí.

Las salidas de aquel índole eran casi rutinarias, de compromiso sagrado, inclusive repetitivas y fáciles de recordar a las memorias todavía nítidas, pero eso no le quitaba ningún tipo de emoción a la hora de aceptar, pues cualquier excusa era decente si le permitía escurrirse del aburrimiento diario, además de que se trataba de una de las pocas decentes compañías que Rutland ofrecía, ¿cómo atreverse a negarse? Además de que disfrutaba en demasía el informar un nuevo gasto que, claramente, era de pronto considerado como excesivo, pecaminoso, insensato, aquella voz cargada en incertidumbre era dueña de la verdad, que sí, ¿pero habría un cambio importante en la predecible perdición hacia decadencia totalitaria económica de su familia por una noche más? Exacto, así que la despreocupación le llegaba hasta la médula y le congelaba la conciencia de la misma manera que el duro frío congelaba los dedos en el camino al bar.

La atmósfera cargada en tabaco, las mesas ocupadas y él buscando a sus dos muchachitos, que a menos que la atención prestada hubiese sido menos diez pudo recordar que el plan era ese, encontrarse por ahí. Preguntó por las mesas de billar, figura repetida era él junto al rubio y el moreno, pues con un vistazo simple mirada ya expresaba que, en cosa de minutitos, la zona estaría disponible. Se prendió un cigarro, porque el aire mismo tentaba el vicio, hasta que por fin por tema de suerte pudo descifrar una espalda reconocible, si acaba de llegar o no, eso ya ni lo sabía— No te habrás atrevido a iniciar sin nosotros, ¿eh? —sus manos terminaron por los hombros de Gibson, trazando una sonrisa mientras daba una palmadita para separarse y observarlo, ahora con el ceño suavemente fruncido— ¿No vino blondie contigo? —cuestionó, dejando que una nube de humo abandone sus labios— Ah, sí, que desocupan la mesa de billar en unos minutos, y no sé tú pero me estoy cagando de sed.


BEAUTY IS TERROR


"kill yourself for recognition"
Loki'd
avatar

Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 12/02/2015

Ver perfil de usuario http://beautyisterror.foro-activo.com/t46-samuel-n-gladney#132

Volver arriba Ir abajo

Re: chin chin, a tu salud — privado.

Mensaje por J. Gibson Williams el Sáb Feb 14, 2015 6:50 pm

chin chin, a tu salud
Ante el noveno mensaje sin contestar, otra vez, dejó caer el móvil sobre la pequeña mesa que tenía delante con la intención de no prestarle ni la más mínima atención por lo que quedaba de noche. Vatcher lo había hecho otra vez, nuevamente le estaba ignorando de forma tan deliberada que en lo único en que Gibson podía pensar en ese momento era en conducir por las calles de Rutland hasta dar con su maldita casa y apedrear su ventana hasta que le escuchase. Hasta que las cosas le quedaran claras al fin. Pero no lo hizo. Volvió a tomar el móvil y le envió un último mensaje, uno que podía considerar como un ultimátum o como se le diera gana. Total, al final ella siempre hacía lo que quería sin importarle lo que pudiesen opinar los demás.

Decidió apagarlo una vez la aplicación le informó que lo escrito había sido recibido exitosamente y lo guardó en su bolsillo justo antes de que un par de manos acabaron dando contra sus hombros. Dada su molestia y, de no ser porque sabía quien era, habría volteado tras alejarse bruscamente de su compañía, pero no fue el caso. Lo que sí hizo fue suspirar pesadamente antes de componer una de sus clásicas sonrisas, esas que demostraban que absolutamente nada malo –o que le molestase en lo más mínimo- sucedía.  — Claro que no. — aseguró, frunciendo el ceño por una milésima de segundo antes de posar sus ojos sobre el cigarrillo de Sam. Necesitaba uno con urgencia. — Vamos, dame uno de esos que la pitillera la he dejado en casa.  — no era fan del tabaco a excepción de contadas ocasiones. Y aquella noche era definitivamente una de ellas. Tuvo que sonreír ante el apodo para luego chasquear la lengua mientras negaba levemente con la cabeza. — No, quedamos en que nos juntaríamos aquí. Yo he venido directamente desde el entrenamiento. — no había día en que no pasara largas horas frente al tablero, ese detalle ya no era novedad para ninguno de ellos. Por inercia, Gibson desvió su mirada hacia la barra y cedió, dando un par de pasos en aquella dirección. Quería dejar el alcohol para más tarde pero, adivinar, también necesitaba un poco de eso. — Vayamos por algo de beber mientras esperamos, que esto todavía parece que no se anima.— inusual, pero cierto.
BEAUTY IS TERROR


...


Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 12/02/2015

Ver perfil de usuario http://beautyisterror.foro-activo.com/t34-williams-gibson

Volver arriba Ir abajo

Re: chin chin, a tu salud — privado.

Mensaje por Sid R. Weisz el Dom Feb 15, 2015 12:39 am

chin chin, a tu salud
Desplazarse andando por los lugares, a veces, le resultaba realmente un completo fastidio. Es por eso que esa noche, aún sabiendo que iba a ingerir alcohol y que no debería conducir, había metido las llaves en el contacto y había tomado dirección hacia aquella quedada que tenía con aquel par de idiotas. Sin embargo, conseguir aparcar en aquel jodido lugar le resultó casi una odisea. Mal lugar para montar un bar, ¿dónde mierda estaba el aparcamiento? Terminó teniendo suerte y en una de las muchas vueltas que había dado alrededor, consiguió meter el hueco. Dio gracias infinitas a aquel que se hubiera largado a otro punto de la ciudad.

Encendió un cigarrillo al mismo tiempo que sus pies iban, completamente inconscientes, hacia el interior del establecimiento. Entre calada y calada, y entre pasos, trataba de localizar a alguno de sus amigos. O a los dos. La hora del coche le había indicado que iba con algo de retraso, no mucho, pero si algo que no solía ser frecuente en el oxigenado.

Finalmente, los alcanzó a ver en la barra y no tardó en caminar más veloz hasta ellos. Se metió entre los dos, pasando uno de cada brazo por los hombros del otro. Agarró una calada, antes de llevar el cigarro entre sus dedos derechos. — ¡Heeey! Siento la tardanza. Sé que sonará la peor excusa que os haya contado jamás pero no encontraba aparcamiento. — Les dedicó una pequeña sonrisita y en cuanto vio lo que tomaban, no tardó en hacer un gesto al tipo del otro lado de la barra. — Ponme lo mismo que ellos. — Agarró taburete cercano y se sentó, mirándolos y largando alguna que otra calada. — ¿Cómo estáis, granujas? — Gibson tenía cara de pocos amigos. Bueno, más que de normal. Con curiosidad, observó a su alrededor. Más específicamente, la zona de billares y dardos. Estaba ocupado, por el momento. En cuanto se librara, agarraría a ambos y los arrastraría a jugar.
BEAUTY IS TERROR


IF YOU NEVER SHOOT, YOU’LL NEVER KNOW
avatar

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 12/02/2015

Ver perfil de usuario http://beautyisterror.foro-activo.com/t32-weisz-sid-r

Volver arriba Ir abajo

Re: chin chin, a tu salud — privado.

Mensaje por Samuel N. Gladney el Dom Feb 15, 2015 7:11 pm

chin chin, a tu salud

Los métodos de distracción seguramente variaban entre esas tres criaturas, los caminos elegidos para escapar también, pero existían núcleos de encuentros que no podían evitar compartir, la simpleza de un puro, un simple bar y otros componentes, por ejemplo, era suficiente como para tenerlos por unas largas horas reunidos. Arrugó el ceño suavemente ante el apuro, conociendo al de cabellos oscuros pocas eran las ocasiones donde demostraba gran devoción hacia el tabaco, y no se necesitaba contar con un análisis agudo para deducir que alguna mierda debía estar pasando por la cabeza ajena, Samuel era de esos que siempre callaba, los que nunca preguntaban ni metían demasiado los dedos donde no lo llamaban, quizá porque así deseaba ser tratado también, ya estaba sacando la pequeña cajetilla metálica para entregarle uno junto al mechero, el suyo por otra parte se equilibraba entre los labios, y ahí tomó el impulso para preguntar— ¿Soy yo con la paranoia o estás más raro que de costumbre? —levantó la mirada casi curioso, milagrosa era la seriedad pasajera, sin esperar mucha respuesta la volvió a meter por el bolsillo, girando el cuello con los ojos vagando por el terreno superficial, cargado de rostros que podían inclusive hacerse familiares— Un día de verdad voy a preocuparme por la cantidad de tiempo que le ofreces a un balón. —formó una sonrisa imperceptible, la diferencia (casi abismal) que lo dividía de Sid y Gibson eran las aptitudes deportivas, que no, que no por tener dos pies izquierdos o cosas así, simplemente jamás se vio motivado para ingresar a ningún tipo de deporte, para ser más precisos y en palabras de cercanos: nació sin espíritu competitivo, o más bien siendo lo más sinceros humanamente posible: el muy desgraciado no tiene ni ganas de correr una manzana.

Lo siguió casi sin pestañear, la garganta desértica pedía a gritos una gotita de cualquier cosa, por su parte siempre se disponía a pedir la sencillez de una cerveza, después, que si iniciaba el flujo directo de tragos, se metía en el medio sin dudarlo también, fue imposible no reconocer el tono de voz del rubio recién llegado, pocas gotas se desperdiciaron en la barra y decidió sacar un poco de peso dando un buen sorbo, chasqueando la lengua satisfecho— Si me decías que estuviste por el espejo distraído quizá te la creía un poco más —saludó— De puta madre, pero que nadie parece estar en un humor tan óptimo como el tuyo, eh. —encogió sus hombros, ceniceros abundaban y las cenizas comenzaban a habitarlos, en realidad la energía del de cabellos claros era casi contagiosa, quizá por eso pensaba que era la ideal compañía para gran porcentaje de los momentos— Una de dos, o alguno le mete el taco hasta por el culo o terminan de jugar mañana. —soltó con sorna, ladeando la cabeza y con la mirada de soslayo observando el juego ocupado.
BEAUTY IS TERROR


"kill yourself for recognition"
Loki'd
avatar

Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 12/02/2015

Ver perfil de usuario http://beautyisterror.foro-activo.com/t46-samuel-n-gladney#132

Volver arriba Ir abajo

Re: chin chin, a tu salud — privado.

Mensaje por J. Gibson Williams el Mar Feb 17, 2015 1:16 pm

chin chin, a tu salud
Agradeció casi a todos los Dioses, uno por uno, cuando Sam sacó la reluciente cajetilla de metal y se la tendió junto con el mechero. De inmediato se entretuvo en sacar de ella un cigarrillo al azar y, con suma lentitud tal como si tuviese todo el tiempo del mundo para hacerlo, lo llevó hasta sus labios, sosteniéndolo entre ellos durante escasos segundos antes de tener que sujetar el montón de nicotina con filtro entre los dedos para que no fuese a acabar en el piso debido a su risa. — No, no eres tú con la paranoia. — a veces, los comentarios de Sam o de Sid le sacaban la sonrisa tan fácilmente que, por un momento, olvidaba toda la mierda que usualmente parecía abundar en su vida. — No ha sido un buen día, nada que no se mejore con algo de beber y un poco de billar. o lo que sea, a esa altura cualquier tipo de distracción era bien recibida.

Ahora sí se tomó el tiempo para encender el cigarrillo y, tras conseguirlo, le dio una larga calada, disfrutando cada segundo en que la nicotina impregnaba sus pulmones. Le devolvió la pitillera y el mechero a su amigo mientras echaba un poco la cabeza hacia atrás para expulsar el humo lentamente, hasta que ya no quedó rastro del mismo dentro de su organismo. — Preocúpate el día que no lo haga, será señal de que algo realmente anda mal. — chasqueó la lengua, con cierto aire bromista aunque en el fondo no era más que una simple verdad. El basketball le había abierto las puertas de muchas cosas, incluso a poder acceder a una carrera universitaria que, de ser otra la situación, no habría conseguido pese a ser el estudiante modelo para muchos.

Al llegar a la barra posicionó sus antebrazos sobre la superficie de esta y observó la larga fila de botellas de diversos colores y etiquetas que tenía para elegir. Al final, decidió por una simple Guinness. Así que la pidió, casi en el mismo momento en que sus hombros volvían a ser blanco de saludos del último integrante del trío que faltaba en hacer acto de presencia. — ¿No encontrabas aparcamiento? — alzó una ceja y se echó a reír, Gibson esperaba que su retraso se debiera a mejores entretenciones, no a algo tan absurdo como eso. — Podrías haber inventado algo para no decepcionarnos, eh. Yo te creía ligando por ahí. — dejando el cigarrillo apoyado en el cenicero cogió el botellín de cerveza para beber un poco mientras Sam mencionaba lo de los tacos y Sid se acomodaba en un taburete. — A ver si nos contagias un poco que con la espera siento que vamos directo a un pozo. — por inercia desvió su mirada hacia la zona en que la gente seguía jugando animadamente. — Venga, si al terminar la cerveza no han movido el culo de allí yo mismo me ofrezco a meter tacos, bolas y lo que sea para que apuren la marcha.

BEAUTY IS TERROR


...


Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 12/02/2015

Ver perfil de usuario http://beautyisterror.foro-activo.com/t34-williams-gibson

Volver arriba Ir abajo

Re: chin chin, a tu salud — privado.

Mensaje por Sid R. Weisz el Mar Feb 17, 2015 8:57 pm

chin chin, a tu salud
Shit, quizá debería haber mentido. Haber dicho que una mujerona de curvas tremendas le había detenido en la puerta y lo había llevado a cualquier lugar para enrollarse con él o que estaba metiendo su lengua hasta la campanilla de alguna tía. Pero... — ¿Me creeríais si dijera que estaba conociendo una nueva campanilla? — Preguntó, de forma absurda. Por preguntar, que no quedara. — Bah, da igual. No me apetece ligar mucho últimamente. — Porque esas rayadas mentales le estaban pasando factura. Y todo tenía nombre; Margo.

Casi podía notar un ambiente más serio de lo esperado. ¿El único que parecía estar animado era él? Vaya, hombre. Y eso que no estaba en sus mejores días. — ¿Pero y esas caras? ¿Qué os pasa? — Preguntó enarcando una ceja y mirando de un lado a otro, en busca de alguna respuesta que le convenciera. Conocía a ambos como si los hubiera parido —y eso que era hombre—, así que les quedaba difícil tratar de mentirle. En cuanto el botellín de cerveza apareció delante suya, no tardó en agarrarla para darle un buen trago. Se sentía muerto de sed. — Pero que impacientes, eh. — Mencionó, con una pequeña sonrisa viendo el puesto de juegos. — Recién acabamos de llegar; demos un poco de tregua. — Se le antojaban los dardos en aquella noche, mucho más que el billar. Sin embargo, haría que jugaran a ambas cosas. — Lo primero que se libere, será lo primero que pillemos. Tocaremos todo, así que. — Se encogió de hombros, y se centró en su cerveza, el tabaco y sus amigos. — Desembuchad. —.
BEAUTY IS TERROR


IF YOU NEVER SHOOT, YOU’LL NEVER KNOW
avatar

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 12/02/2015

Ver perfil de usuario http://beautyisterror.foro-activo.com/t32-weisz-sid-r

Volver arriba Ir abajo

Re: chin chin, a tu salud — privado.

Mensaje por Samuel N. Gladney el Miér Feb 18, 2015 7:17 pm

chin chin, a tu salud

Giró el cuello hacia la izquierda, entre la espesa nube de matiz grisáceo escuchó las palabras con un leve asentimiento de cabeza, no era el ideal ejemplo de consejero ni semejantes, podía, eso sí, ofrecer los oídos y prometer que de ninguna manera aquella información se escurriría por pasillos diferentes— Nos vamos a olvidar por una noche por eso y después volvemos a la mierda de siempre. —que así se sobrevivía a diario generalmente, con pequeñas pero importantes lagunas de olvido y la obligación por volver a meter la cabeza hasta el fondo, cualquier camino te viene bien con tal de anestesiar cualquier tipo de preocupación o lío, una ceguera temporal poblada en tranquilidad que todos vemos necesaria en ocasiones. Asintió, las comisuras dibujando una suave sonrisa por el comentario, punto a su favor en ese argumento— Buen punto. —encogió su hombro izquierdo, las palabra saliendo ajustadas por el soporte del cuerpo de nicotina equilibrado entre sus labios.

¿Apetece? —repitió formando incógnita, con una carcajada huyendo a través de la humareda y vacío de los pulmones, alzando sus cejas de manera cómplice y divertida, cortado de alas, de los huevos para ser más crudos o literales, los tres parecían ser cazadores de distracción inmediata— Pues a mí me contagió Gibson. —murmuró casi distraído, el pico vítreo de su cerveza posicionado sobre la boca antes de darle un importante sorbo, la verdad era que Samuel podía contener cualquier tipo de emoción bajo murales bastante altivos, el disfraz de la sonrisa o desinterés constante, cualquier tipo de intranquilidad a su equilibrio (bien frágil) lo metía directo a un encierro, un ciclo adictivo de no conozco a nadie y no hay más que un zumbido insoportable que sólo él puede apreciar, cuando todo termina sale del escondite con la ausencia de explicaciones o argumentos que le den cuerpo y forma a su inminente desaparición— Ahí está, Gibs nos consigue el lugar. —ladeó la cabeza con una bromista sonrisa cincelando sus facciones, acto seguido volvió a beber de lo suyo. Centró por unos momentos la mirada en el morocho, que en todo caso la curiosidad se centraba en él, quien cargaba la cara de pocos amigos también era él.

Se distrajo, se distrajo como era usual e inclusive tuvo que sacudir la cabeza para ver si alguno había dicho, hasta que sus oídos se alegraron de escuchar el bendito cierre del juego de los dardos, y pese a que no habían clavado ese objetivo cualquier tipo de tarea que haga las horas pasar más rápido venía mucho mejor— Venga, venga, que si no somos rápidos aquí nos ganan de mano.—apresuró, atrapando entre los dedos su cerveza, poniéndose de pie mientras arrastraba hacia atrás el taburete, lo que no sabía él y ninguno de sus acompañantes era que, a pocos metros, otra pequeña manada ansiaba también adueñarse de los dardos y clavarlos directo en el blanco.  
BEAUTY IS TERROR


"kill yourself for recognition"
Loki'd
avatar

Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 12/02/2015

Ver perfil de usuario http://beautyisterror.foro-activo.com/t46-samuel-n-gladney#132

Volver arriba Ir abajo

Re: chin chin, a tu salud — privado.

Mensaje por J. Gibson Williams el Sáb Feb 21, 2015 11:23 am

chin chin, a tu salud
Gibson fingió pensar su respuesta pero lo cierto era que ya la sabía de antemano. — Tarde, rubiales. Ya soltaste que tu mayor ligue hoy ha sido coger estacionamiento.  — rió entre dientes, volviendo a tomar el cigarrillo entre sus dedos para extinguir los restos con total lentitud mientras esperaban a que se desocupara alguna mesa, tablero, o cualquier cosa que les permitiera mantenerse entretenidos y entre cierto deje de competitividad durante los siguientes minutos. Al escuchar las siguientes palabras de Sid, no le quedó otra que poner los ojos en blanco. ¿Le creía eso de que no le apetecía ligar? Solo a medias. — ¿Te sientes bien? ¿Tienes fiebre o algo? — tras soltar la broma le miró con ojos entre cerrados, como si le estuviera examinando de verdad. — Pues yo digo que con un par de cervezas se te pasará y tendrás las mismas ganas que antes.— si era sincero él tampoco estaba en modo ligue desde hacía ya unas cuantas semanas, pero no quería hablar de él, prefería desviar la atención hacia sus amigos a pesar de que no le resultara puesto que ya pedían que comenzara a desembuchar.

Decidió entonces soltar algo, lo mínimo, básicamente porque odiaba el tema y odiaba aún más llamar demasiado la atención con sus tonterías. — Líos de faldas. — ese era el resumen. Había dejado a su novia por otra chica y ahora la otra parecía jugar a querer ignorarle, todo muy bonito y motivante. — En fin, como le he dicho a Sam, no es nada tan importante y que no se solucione cuando nos desocupen el sitio.— ninguna chica le iba a arruinar la noche, esa era la regla general y la más importante de todas.  Una vez zanjado el tema, volvió su mirada en dirección hacia la zona de juegos y sonrió por las palabras de Sam, sonrisa que se ensanchó cuando vio que se desocupaba un sector. — Estos deben tener telepatía o presentir que si no cedían ahora les iba a lanzar los dardos a la cabeza. — con evidente más ánimo que tan solo un par de segundos atrás, tomó su botellín de cerveza mientras apagaba el cigarrillo contra el cenicero antes de encaminarse hacia donde se había desocupado uno de los tableros de los dardos.

Me pido los rojos, que son los de la buena suerte. — dejando la botella sobre la mesa, y sin importarle que otro grupito estuviera en la misma situación que ellos, fue directo a sacar uno a uno los dardos incrustados en el tablero ya que quienes se habían ido no se tomaron la molestia de hacerlo. Cuando los tuvo todos en la mano, los dejó sobre la superficie de madera, separando los azules, verdes y rojos de acuerdo a su respectivo color. — Caballeros, comiencen cuando quieran. — él no iba a ser el primero esta vez, así que se posicionó a un costado para que uno de sus dos amigos tomase la iniciativa.

BEAUTY IS TERROR


...


Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 12/02/2015

Ver perfil de usuario http://beautyisterror.foro-activo.com/t34-williams-gibson

Volver arriba Ir abajo

Re: chin chin, a tu salud — privado.

Mensaje por Sid R. Weisz el Lun Feb 23, 2015 10:46 am

chin chin, a tu salud
Os odio mucho. — Largó el rubio, esbozando una sonrisa, viendo como se aliaban para bromear y meterse con él. Cosa que no le sorprendía en absoluto porque era el pan de cada día y tampoco le molestaba. Parecía que aquella noticia de no tener muchas ganas de ligar, sorprendía ligeramente a ambos aunque no tardó Gibson en meter la cerveza por el medio. — ¿Se te pasará a ti lo tuyo con unas birras? — Porque algo le decía que a ninguno de los dos iba a servirle de mucho. Le miró con una pequeña sonrisa y le dio una larga calada al cigarro que tenía entre sus dedos. — Y tú debes contagiarle buen rollo, no dejarte contagiar por el malhumor, pavo. — Soltó mirando a Samuel negando levemente con la cabeza.

Líos de falda, ¿uh? Vaya, vaya, parecía que no era el único que ahí estaba con ese tipo de problemas. — Si quieres hablar, ya sabes. — Colocó su mano en el hombro de su amigo y lo apretó ligeramente, a modo de apoyo y ánimo. No iba a preguntarle sobre ello, no veía que tuviera ganas de hablar del tema. Pero si que quería que supiera —aunque esperaba que ya lo tuviera más que presente—, que si necesitaba desahogarse o hablar sobre lo que fuera, ahí le tenía para lo bueno y para lo malo. Dudaba que fuese a arreglarse tan fácil como tirar unos dardos en una diana pero podría ayudar para despejar la cabeza. Y realmente, parecía que lo iban a necesitar. Maldito Samuel, quien parecía no tener ningún problema de mujeres. Él siempre tan sin compromisos.

Bebió de su cerveza para luego volver a dar una calada a su cigarro y dejando caer las cenizas por el suelo, totalmente despreocupado. El lugar quedaba desocupado y pronto tardó en agarrar la botella para dejar la barra y acercarse a aquel rincón de juego. Casi pudo notar una pelea sin necesidad de puños o palabras, sólo con telepatía y miradas asesinas. Sid se carcajeó divertido tras los comentarios de Gibson y agarró de los dardos azules. — Te concedemos el honor de empezar, pues. — Sonrió mirando a Samuel mientras jugueteaba con el dardo en su mano. Una nueva calada, profunda y soltó el humo mirando hacia aquella manada que los miraban de mala manera. — ¿Nos apostamos algo a que éstos van a querer pelea de aquí a un rato? Porque no pienso dejar este rincón en un largo rato. — Aseguraba, acercándose a la pequeña mesa para tomar su botella de cerveza y dar otro pequeño trago, esperando el lanzamiento del Gladney y superarle en puntuación para hacerle bullying en compañía de Gibs.
BEAUTY IS TERROR


IF YOU NEVER SHOOT, YOU’LL NEVER KNOW
avatar

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 12/02/2015

Ver perfil de usuario http://beautyisterror.foro-activo.com/t32-weisz-sid-r

Volver arriba Ir abajo

Re: chin chin, a tu salud — privado.

Mensaje por Samuel N. Gladney el Mar Mar 03, 2015 6:37 pm

chin chin, a tu salud

Le fue imposible no soltar una carcajada, escurrida a través de la humareda grisácea que los tres cilindros de nicotina liberaban al compás del consumo— Nos amas. —convencido formó un perfecto mohín mientras le dedicaba una mirada al oxigenado. No sorprendía el comportamiento, sorprendía que existan razones, porque no se necesitaba ser portador de un sexto y exótico sentido como para saber que algún obstáculo radicaba en la cabeza de su amigo como para consumirle todas las ganas por volver al comportamiento de ligador, desconfiaba en si mencionado lío tenía identidad o forma, mas tampoco se molestó en preguntar. Silencio, afortunadamente no estaba hundido en ese tipo de aguas, afortunadamente jamás había pasado por el martirio que invocaba una única fémina, imposibilitada de repeticiones o simple olvido, afortunadamente todavía no había sido víctima del compromiso o la profundidad de sentimientos. Y cualquier tipo de mofa que moría de ganas por salir la contuvo con un buen trago de cerveza, sabiendo bien que una de las comisuras de su boca lo traicionaba por completo en el trazo de una suave e inocente sonrisa.

Sí, ya entendí, que me miran el culo mientras juego. —bromista, porque era sabido que no era el alma deportiva de aquel trío dinámico, la verdad era que los dardos eran quizá la excepción a la regla teniendo en cuenta el poco esfuerzo requerido y la oportunidad de distraer la mente. Dio un paso mientras estiraba la cerveza antes de darle un extenso sorbo, humedeciéndose los labios para deslizar las gotas que yacían sobre las comisuras, jugueteando de manera distraída con el cuerpo del dardo de tonos verdes. De soslayo mientras la suela del borcego jugaba con la pequeña línea blanquecina sobre el suelo, observó a los anteriores dueños del rincón, codos apoyados sobre la barra, distraídos en los tragos de cada uno y con una fémina de cadera fina jugueteando con ellos, una escena muy cliché que le causó hasta gracia, al igual que notable era la mirada clavada ya sobre los tres, gracioso teniendo en cuenta que habían abandonado aquella zona de juegos hace segundos, sacudió la cabeza intentando detener el revoloteo de una idea cargada en impulsiva diversión, mucho músculo, poco cerebro, mucha apariencia y poco acto. Los dividían pocos pasos y parecían ser casi espectadores de los tres colegas jugando, pero bien distraídos en la baja música y sus charlas huecas o vacías.

Una cerveza a que el de cara cuadrada quiere dejarte el ojo morado. O te tiene ganas. —murmuró y atinó a decir en víspera de burlas constantes, el ojo izquierdo se encontraba ligeramente entrecerrado a medida que enfocaba la diana, sus yemas se despidieron del pequeño misil y en el momento que observó el resultado pudo notar cómo se clavaba en la zona negra bajo el número dieciocho. Al segundo ni le dio atención o chance, pero por cosa de suerte dio de lleno en la zona verdosa en el tercer aro bajo el seis. Y ya estaba dispuesto a sacarse el turno de encima cuando... tuvo que ser interrumpido. Sus oídos perdidos ante el el enjambre de murmullos, de tajantes carcajadas y miradas compartidas, cualquiera diría que lo siguiente sería una clase de disculpa a sus dos compañeros, pero antes de encontrar queja o advertencia ya se encontraba en plena travesura, en el momento que su mirada contempló una fornida espalda yendo directo al baño no tembló a la hora de fulminar la superficie de la puerta del sanitario, ahí sí, todo un talentoso, alguien con dotes en la puntería jamás descubiertos y completamente adormilados por simple desinterés a la sana competencia, de inmediato todos se pusieron de pie, cuervos siguiendo a un supuesto mesías. Él alzó las cejas, sin poder evitar ser delatado por un destello divertido en sus orbes claros— Tío, qué vergüenza, soy malísimo en esta mierda.—alzó un poco la voz, con toda la intención de ignorar el supuesto error y torpeza de sus reflejos, para esos momentos el extraño se encontraba sacando la afilada punta de la superficie de madera, lento para acercarse a ellos, ¿a devolverlo o a clavárselo en el ojo a alguno? Que con esa mirada de pocos amigos que llevaba puesta, poco podía pronosticar.
BEAUTY IS TERROR


"kill yourself for recognition"
Loki'd
avatar

Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 12/02/2015

Ver perfil de usuario http://beautyisterror.foro-activo.com/t46-samuel-n-gladney#132

Volver arriba Ir abajo

Re: chin chin, a tu salud — privado.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.